Paco Lominchar

 

De formación autodidacta, su trayectoria artística se basa en la observación y estudio de los grandes maestros de la luz, aunando formas y colores en una cierta tendencia expresionista que en numerosas ocasiones se transforma en realismo, buscando en su interior ese sentimiento que expresa en toda su obra.

Debido a su continua investigación  en técnicas y texturas y después de muchos años pintando en color, descubre el Blanco y Negro. Desde ese momento (1981) comienza una nueva  etapa en su pintura, creando Obras donde la luz es el elemento fundamental y la temática de su obra se impregna de ese sentimiento y dulzura que refleja el BALLET.

Luz, volumen y dimensionalidad son conceptos que definen su trabajo, donde se muestra al espectador aquello que no se ve, EL COLOR.

 

En su obra Blanco y Negro, el Blanco se asocia a la Luz,  la  bondad, la inocencia, la pureza, la virginidad. Se le considera el color de la perfección. Significa seguridad y limpieza siempre con una  connotación positiva.

Por el contrario, el Negro representa el poder, la elegancia, la formalidad, la muerte, el misterio.... es enigmático y se asocia al miedo y a lo desconocido. Representa autoridad,  fortaleza, intransigencia y se asocia al prestigio y la seriedad.

Su obra huye del clasicismo volátil y etéreo del  ballet, de la visión grácil y sutil de la danza, un hermoso arte.